Trabajo colaborativo en el aula

Educacion

Técnica de aprendizaje colaborativa…

Cuando piensa en un aula tradicional, probablemente se imagina a un profesor trabajando solo con un grupo de alumnos. Aunque los educadores suelen trabajar solos en el aula, no lo hacen -ni deben hacerlo- de forma independiente. A lo largo de mi carrera, siempre he descubierto que la mejor manera de mejorar una experiencia educativa es trabajar juntos.
Puede parecer una obviedad, pero una verdadera lluvia de ideas no es posible sin la colaboración. La colaboración proporciona una red de seguridad; te ayuda a catapultar tu pensamiento y a desarrollar ideas que pueden parecer descabelladas al principio.
Trabajar con un pequeño grupo de profesores de confianza me dio la oportunidad de convertir lo que en ese momento me parecía una idea tonta en un plan de clases único y creativo. Cuando llegó el momento de que mi clase estudiara la Inglaterra isabelina, tuve la idea de hacer que mis alumnos reescribieran a Shakespeare en diferentes períodos de tiempo que ya habíamos estudiado. No me atrevía a presentar esta idea a un grupo numeroso, ¡parecía tan descabellada! Pero después de desarrollar la idea con mis compañeros, tuve un plan de clase nuevo y creativo que a mis alumnos les encantaría. La colaboración entre compañeros puede convertir una pequeña idea en la semilla de algo fabuloso.

Liderar la colaboración… aprendizaje…

Regístrese hoy mismo: EL Education 2021 Virtual Summit ×Cultura de la colaboración: Trabajo en grupo¿Cómo puedo fomentar la colaboración significativa en mi aula? Todos hemos estado en un aula (tal vez la nuestra) donde el profesor asigna un proyecto de grupo sin más orientación que la de repartir los materiales necesarios. En el aula autogestionada, el trabajo en grupo intencionado es la clave. La colaboración con los compañeros en torno a un trabajo académico significativo favorece el desarrollo saludable de los alumnos, tanto académica como socialmente, de un modo que el profesor no puede hacer por sí solo.Cada grupo está formado por individuos con sus propias necesidades, lo que confiere especial importancia al papel del profesor en el trabajo en grupo de los alumnos.  La agrupación de los alumnos debe planificarse cuidadosamente, como cualquier otra parte de la clase. Una vez que los alumnos están agrupados, deben enseñarse, practicarse y evaluarse las expectativas sobre cómo trabajar juntos.

Aprender a colaborar, colaborar…

10 estrategias para potenciar la colaboración de los alumnos en el aula El aprendizaje colaborativo -la práctica de dividir a los alumnos en pequeños grupos para responder a preguntas, trabajar en proyectos y aprender unos de otros- se ha convertido en una de las filosofías centrales más fuertes que operan en las aulas hoy en día.
El concepto no es nuevo; gran parte de las primeras investigaciones sobre el aprendizaje colaborativo (también llamado aprendizaje cooperativo) se llevaron a cabo en las décadas de 1980 y 1990, cuando la mayoría de las aulas favorecían las clases tradicionales del profesor y el trabajo individual de los alumnos. Pero con el crecimiento de la tecnología y el creciente valor que la sociedad otorga a la capacidad de trabajar en equipo, el aprendizaje colaborativo se ha vuelto más común. He aquí 10 estrategias para fomentar el éxito del aprendizaje colaborativo:
1. 1. Seleccionar deliberadamente a los alumnos que van a trabajar juntos Dejados a su aire, los alumnos se clasifican en grupos de amigos que comparten vínculos comunes. Sin embargo, cuando un profesor crea las agrupaciones, puede emparejar a los alumnos por sus puntos fuertes y débiles, mezclando deliberadamente la capacidad, la diversidad y la capacidad social.

Instrucción diferenciada

Una de las experiencias más satisfactorias que tengo como instructor es cuando hago que mi clase forme parejas o grupos y, después de unos momentos, oigo una animada charla. Al desplazarme por el aula, oigo a los alumnos utilizar el vocabulario y las estructuras que hemos estudiado en clase. Sin embargo, están haciendo algo más que recitar lo que han aprendido en esta lección; están combinando los objetivos de aprendizaje de la lección con el lenguaje que ya conocen de forma personalizada y creativa. Un observador casual podría pensar que se trata de un descanso o de una oportunidad para que la clase se relaje. Pero aunque espero que se diviertan, sé que en realidad están trabajando duro. Esta es la actividad culminante en la que hemos trabajado juntos como clase. Es el aprendizaje colaborativo en acción.
Hacer que los alumnos trabajen en parejas y en grupos de tres o cuatro es una estrategia clave en el enfoque del aprendizaje colaborativo. Juntos, practican la lengua meta y establecen el significado, en un conjunto cuidadosamente secuenciado de actividades realizables y no intimidantes. Por nuestra propia experiencia, conocemos el valor de aprender haciendo. Esto es aún más importante en el aprendizaje de idiomas, donde la producción de nuevos sonidos, nuevas palabras y nuevas estructuras es tan vital. Para ser un buen usuario de la lengua, no basta con saber; los alumnos tienen que adaptar sus conocimientos para crear un significado y comunicarse con otra persona. Aumentar las oportunidades de nuestros alumnos de hacer algo significativo en clase es uno de los principales objetivos del aprendizaje colaborativo.