Inteligencia emocional en el aula

Inteligencia emocional en el aula

educacion

Inteligencia social

Las calificaciones académicas, las competencias técnicas y las habilidades profesionales ya no son las únicas habilidades clave para el éxito hoy en día. De hecho, la definición de éxito se ha vuelto mucho más amplia que antes. El éxito no se define en términos de vivir una vida lujosa, sino en términos de vivir una vida armoniosa. Para vivir una vida armoniosa, son esenciales ciertas habilidades psicológicas.
El sistema educativo tradicional se centraba principalmente en la educación para vivir. La gente solía preferir las profesiones que daban acceso a puestos de trabajo. Pero hoy en día, la gente ha empezado a elegir profesiones que les den alegría, el enfoque está más en disfrutar de la profesión, que en sólo ganar dinero y aumentar el número de ceros en el balance bancario. Definitivamente, la gente está cambiando; nuestro estilo de vida está cambiando, y nos enfrentamos a diferentes retos y conflictos en nuestra vida rutinaria. El estilo de vida moderno exige personalidades más duras, personalidades que tengan una psique fuerte.
Los educadores tienen el poder de moldear las mentes de las próximas generaciones; es responsabilidad de los profesores y de los padres formar estas mentes para la vida, darles una educación para la vida, y no simplemente una educación para vivir.

Feedback

La Inteligencia Emocional (IE) también se conoce como Cociente Emocional (CE), que en realidad es una prueba para medir la IE (Goleman, 2996). Las personas con una alta Inteligencia Emocional utilizan la información emocional para guiar su pensamiento y comportamiento. Pueden ajustar fácilmente sus emociones para adaptarse a sus entornos cuando adquieren sus objetivos. Estos individuos tienen la capacidad de gestionar sus emociones y utilizarlas en su beneficio.
Tener una mayor conciencia de las emociones de los demás, así como ser consciente de sus propios sentimientos, da al individuo una ventaja cuando trabaja en grupo. En el caso de los profesores, por ejemplo, les permite calibrar el estado de ánimo de un alumno y permite al instructor examinar cuidadosamente el clima de la clase. Evaluar los elementos emocionales en cualquier situación, ya sea positiva o negativa, ayudará a mantener a los estudiantes comprometidos y permitirá al profesor comprender mejor su comportamiento y su mentalidad actual (Goldstein, 2017).
Gestionar la inteligencia emocional de un alumno permite obtener mayores resultados. He observado cómo los profesores leen los estados emocionales de sus estudiantes, entienden sus reacciones y niveles de estrés y observan cómo los instructores manejan sus aulas con estrategias y enfoques muy comprensivos y compasivos, produciendo así un increíble rendimiento de los estudiantes. Entonces, ¿cómo mejorar la Inteligencia Emocional de tus alumnos?

Ver más

Parte del crecimiento consiste en desarrollar la empatía, la capacidad de comprender los sentimientos de los demás. Comienza en el jardín de infancia, cuando aprendemos a compartir los lápices de colores. A medida que crecemos, aprendemos a incluir a los demás en el patio de recreo para evitar herir sentimientos y empezamos a relacionarnos con los que son diferentes a nosotros.
Esa parte natural del desarrollo humano se enfrenta a algunos retos únicos, ya que muchas de nuestras interacciones sociales, ya sea en casa o en la escuela, se producen con una pantalla en lugar de cara a cara. Helen Riess, directora del Programa de Empatía y Ciencia Relacional del Hospital General de Massachusetts, afirma que, aunque la tecnología tiene muchos beneficios, no debemos olvidar lo que nos hace humanos: la conciencia social y emocional y, sobre todo, la empatía.
“La gente está cada vez más acostumbrada a mirar pantallas con textos que a leer las emociones de las personas en sus rostros”, dice Riess, que también es profesora clínica asociada de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard. “Esa es un área tan rica en información y conexión emocional”.

Liderazgo primario

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Enseñar a los niños a gestionar sus emociones y a responder adecuadamente a las de los demás es una parte importante de la educación. Para llevar a cabo esta tarea, muchos educadores están incorporando programas de aprendizaje social y emocional (SEL) en el plan de estudios.
Estos programas no sólo son eficaces para mejorar la inteligencia emocional de los estudiantes, sino que los programas SEL también previenen el acoso escolar y aumentan el éxito académico. Es más, la integración de SEL en los planes de estudio diarios ayuda a los estudiantes a entender cómo comportarse con sus compañeros.
Pero lo más importante es que los alumnos empiezan a darse cuenta de que su inteligencia emocional es tan importante como su éxito académico. La inteligencia emocional permite a los estudiantes tener interacciones positivas con los demás, anticipar sus sentimientos y experimentar niveles adecuados de empatía.