Estrategias para mejorar la convivencia en el aula

educacion

Ejemplos de conflictos en la escuela

Es innegable que el aula de FL puede ser un escenario ideal para fomentar un entorno social positivo en el que los niños aprendan la importancia de las actitudes respetuosas.    Los elementos transversales son aquellos que requieren ser cubiertos desde todas las áreas ya que su desarrollo en el currículo no está establecido para una asignatura en particular.
Por otro lado, las historias atractivas pueden ser el trampolín para que los profesores apliquen técnicas de animación y expresión. Las técnicas de dramatización van desde juegos basados en ejercicios, breves escenas ensayadas de historias conocidas, juegos de rol básicos y simulaciones. Hay algunas técnicas más avanzadas que, obviamente, estarían fuera del alcance de nuestros alumnos de educación primaria. Según O’Neill y Kao (1998), la utilidad de todo tipo de teatro en una segunda lengua (L2) radica en que proporciona contextos para múltiples encuentros lingüísticos y fomenta el diálogo auténtico entre profesores y alumnos. Según esto, el uso de estrategias teatrales ofrece a los alumnos la oportunidad de encontrarse con la L2 en contextos intencionados y desafiantes. Como señalan O’Neill y Kao (1998), el teatro hace cosas con las palabras. Introduce el lenguaje como un método esencial y auténtico de comunicación. El teatro mantiene las interacciones entre los alumnos con la lengua meta, creando un mundo de roles y relaciones sociales en el que el alumno es un participante activo. El teatro se centra en la negociación del significado. El lenguaje que surge es fluido, intencionado y generativo, porque está integrado en el contexto.

Causas de los conflictos entre alumnos y profesores

Propuesta didáctica basada en Estrategias Comunicativas EFL para mejorar el nivel de Speaking de los alumnos del 6º ciclo Educación – Especialidad Inglés de la Universidad Nacional de Cajamarca, en el año 2016
presenta sus opiniones a la clase. Es fundamental que el speaking se reparta equitativamente entre los miembros del grupo. Al final, la clase decide el grupo ganador que defendió la idea de la mejor manera. Esta actividad fomenta el pensamiento crítico y la rapidez en la toma de decisiones, y los alumnos aprenden a expresarse y justificarse de forma educada mientras están en desacuerdo con los demás. Para que las discusiones en grupo sean eficaces, siempre es mejor no formar grupos grandes, porque los alumnos callados pueden evitar contribuir en grupos grandes. Los miembros del grupo pueden ser asignados por el profesor o los alumnos pueden determinarlo por sí mismos, pero los grupos deben reorganizarse en cada actividad de debate para que los alumnos puedan trabajar con varias personas y aprender a estar abiertos a diferentes ideas. Por último, en las discusiones en clase o en grupo, sea cual sea el objetivo, siempre hay que animar a los alumnos a hacer preguntas, parafrasear ideas, expresar su apoyo, pedir aclaraciones, etc. (Kayi, 2006)

Cómo resolver los conflictos en la escuela

La brecha de graduación sigue existiendo entre los estudiantes tradicionales y los no tradicionales. Aunque la experiencia en el aula no ha sido el centro de los esfuerzos de retención y persistencia de la mayoría de las instituciones, el profesorado puede desempeñar, y de hecho lo hace, un papel importante para mejorar la retención y el éxito de todos los estudiantes. Es un tema que se trata ampliamente en mi nuevo libro, Creating the Path to Success in the Classroom: Teaching to Close the Graduation Gap for Minority, First-Generation, and Academically Unprepared Students, publicado a principios de este mes. Aunque reconozco que no hay respuestas fáciles, ofrezco ideas que pueden incorporarse a los métodos de enseñanza del profesorado o modificarse para adaptarlos. A continuación, algunos extractos del segundo capítulo, donde sugiero cinco pasos para promover un aula inclusiva:
La integración y la participación son ingredientes clave para aumentar la retención de los estudiantes y promover el éxito. El tipo de clima en el aula que intentamos crear y las técnicas de enseñanza que utilizamos pueden producir un entorno que apoye o impida a nuestros diversos estudiantes. Los estudios siguen confirmando el impacto positivo de los entornos de aula abiertos e inclusivos y la mejora del aprendizaje que conlleva. Esto tiene un efecto directo en el sentido de realización de los estudiantes y en su persistencia y retención.

Actividades de convivencia pacífica

El ambiente de aprendizaje influye en el proceso de enseñanza-aprendizaje así como en el bienestar de los miembros de la comunidad educativa. Los problemas de disciplina y convivencia en clase son una preocupación generalizada en la educación secundaria obligatoria. El propósito de esta investigación es identificar algunas estrategias metodológicas que podrían ser aplicadas por los profesores cuando los alumnos de la educación secundaria obligatoria tienen conductas disruptivas para mejorar la gestión del aula. Los participantes son 147 profesores de Educación Física (EF) que imparten docencia activa en centros de educación secundaria obligatoria. Los participantes completaron dos cuestionarios creados “ad hoc” para evaluar las conductas problemáticas de los alumnos en relación con la convivencia en estas clases. Se realizó una descripción de las características del profesorado y de su centro, para lo cual se describieron las frecuencias absolutas y relativas en las variables cualitativas y se calcularon los valores medios y la desviación estándar en las variables cuantitativas. Los resultados de esta investigación orientan sobre el uso de diferentes técnicas de gestión del aula y la organización de los centros escolares teniendo en cuenta estos comportamientos problemáticos. De hecho, la mayoría del profesorado considera importante el uso de estrategias didácticas para llevar a cabo la clase de Educación Física con menos problemas de Convivencia.