Dinamicas de empatia

Educacion

Cómo el arte evoca la empatía

¿Cómo empatizamos con los demás? Un mecanismo según el cual la representación de la acción modula la actividad emocional puede proporcionar una arquitectura funcional esencial para la empatía. Las cortezas temporal superior y frontal inferior son áreas críticas para la representación de la acción y están conectadas con el sistema límbico a través de la ínsula. Por lo tanto, la ínsula puede ser un relé crítico de la representación de la acción a la emoción. Utilizamos la resonancia magnética funcional mientras los sujetos imitaban o simplemente observaban expresiones faciales emocionales. La imitación y la observación de las emociones activaron una red de áreas cerebrales muy similar. Dentro de esta red, hubo una mayor actividad durante la imitación, en comparación con la observación de las emociones, en las áreas premotoras, incluida la corteza frontal inferior, así como en la corteza temporal superior, la ínsula y la amígdala. Entendemos lo que sienten los demás mediante un mecanismo de representación de la acción que permite la empatía y modula nuestro contenido emocional. La ínsula desempeña un papel fundamental en este mecanismo.

Entrañamiento

Treinta y dos individuos sanos (14 mujeres, edad media = 24,2 ± 3,7 años) participaron en este estudio. Los sujetos tenían una vista normal o corregida a normal y ninguno de ellos declaraba tener enfermedades neurológicas. El estudio se llevó a cabo de acuerdo con las directrices de investigación ética y fue aprobado por el Comité de Ética de la Universidad de Ciencias Sociales y Humanidades. Cada participante firmó un formulario de consentimiento informado después de que se le explicaran claramente los procedimientos experimentales.
Se utilizaron cuatro vídeos y cuatro imágenes estáticas que ilustraban expresiones emocionales faciales de asco y miedo. El proceso de creación y calificación emocional de los estímulos se describió en nuestro estudio anterior (Rymarczyk et al., 2016). En el procedimiento experimental se utilizaron clips de estímulos de dos actrices y actores. Las imágenes estáticas representaban los mismos personajes que se presentaban en las dinámicas. Cada clip de estímulo presentaba el rostro humano (mostrado de frente), comenzando con una vista del rostro neutral y relajado del modelo (sin expresiones emocionales visibles). La presentación de los estímulos dinámicos duraba 2 s y terminaba con la expresión máxima de una sola emoción como último fotograma del estímulo. Esto ocurría aproximadamente a 1 s y permanecía visible durante otro segundo. Por el contrario, los estímulos estáticos consistían en un único fotograma de la expresión máxima y duraban 2 s. Los estímulos tenían 880 píxeles de altura y 720 píxeles de anchura. Las características emocionales de los estímulos se indican en la Tabla 1.

El arte como empatía y experiencia

Sí, todos odiamos las reuniones. Sí, suelen ser una pérdida de tiempo. Y sí, están aquí para quedarse. Así que es tu responsabilidad como líder hacerlas mejor. Esto no significa simplemente hacerlas más cortas, más eficientes, más organizadas. La gente tiene que disfrutarlas y, me atrevo a decir, divertirse.
La felicidad es muy importante en el trabajo; cómo no iba a serlo, si muchos de nosotros pasamos allí la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Las alternativas -frustración crónica, descontento y odio absoluto a nuestros trabajos- son simplemente inaceptables. Los sentimientos negativos interfieren en la creatividad y la innovación, por no hablar de la colaboración. Y seamos sinceros: las reuniones siguen siendo, en su mayor parte, el lugar en el que se produce mucha colaboración, creatividad e innovación. Si las reuniones no funcionan, lo más probable es que no seamos capaces de hacer lo que tenemos que hacer.
Entonces, ¿cómo podemos arreglar las reuniones para que sean más agradables y produzcan más sentimientos positivos? Por supuesto, invitando a las personas adecuadas, creando mejores agendas y preparándose mejor. Esas son las soluciones básicas. Pero si realmente quiere mejorar la forma en que las personas trabajan juntas en las reuniones, tendrá que basarse en -y quizás desarrollar- un par de competencias clave de la inteligencia emocional: la empatía y la autogestión emocional.

Empatía en hindi

Las formas físicas poseen un carácter sólo porque nosotros mismos poseemos un cuerpo. Si fuéramos seres puramente visuales, siempre se nos negaría un juicio estético del mundo físico. Pero como seres humanos con un cuerpo que nos enseña la naturaleza de la gravedad, la contracción, la fuerza, etc., reunimos la experiencia que nos permite identificarnos con las condiciones de otras formas.
(…) aumenta nuestra conciencia tanto del otro que está fuera de nosotros como de lo que está dentro de nosotros mismos. Nos permite darnos cuenta de lo que sentimos en nuestro propio interior, haciéndonos saber cuándo estamos rígidos o fatigados o boca abajo, si nuestros dedos están separados o juntos. Así, el sentido cinestésico nos habla de nosotros mismos y nos conecta con los demás como seres encarnados.
Ingar Brinck.Información adicionalEditorial de la manipulación: Marta Olivetti Belardinelli (Universidad de la Sapienza de Roma); Revisores: Joanna Ganczarek (Universidad Pedagógica de Cracovia), Claus Lamm (Universidad de Viena).Derechos y permisos
Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se cite al autor o autores originales y la fuente, se facilite un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios.