Como tratar a un niño agresivo

Como tratar a un niño agresivo

educacion

El comportamiento agresivo de los niños puede manejarse mejor

¿Quién necesita consejos de crianza positiva? ¿A qué se debe este alboroto? La crianza positiva tiene un significado ligeramente diferente para cada persona. Pero la idea central podría resumirse así: La crianza positiva hace hincapié en las interacciones familiares cálidas y positivas, y guía a los niños recompensando y reforzando sus mejores impulsos.  El objetivo es empatizar con los niños, ofrecerles calidez y apoyo, y
cooperativa y constructiva (por ejemplo, Gardner et al 1999; Boeldt et al 2012).¿Vale la pena el esfuerzo? La investigación es convincente en este punto.  Por ejemplo, los estudios muestran que los niños con problemas de conducta tienen más probabilidades de mejorar si sus padres abandonan las prácticas disciplinarias duras en favor de técnicas de crianza positiva (Furlong et al 2012).  También hay pruebas de que el enfoque funciona en el aula. Cuando los profesores de secundaria han sido entrenados para sustituir las políticas disciplinarias punitivas por la empatía y la resolución de problemas de apoyo, las tasas de suspensión se redujeron a la mitad (Okonofua et al 2016).  Y los estudios sugieren que la crianza positiva protege a los niños de los efectos del estrés tóxico.  Los niños no solo disfrutan de mejores resultados en materia de salud, sino que también son menos propensos a desarrollar anomalías cerebrales relacionadas con el estrés (Whittle et al 2017).

Agresión del niño hacia la madre

Para más información, consulta mis consejos para una «crianza positiva». Y puedes leer más sobre las capacidades de desarrollo de tu hijo en mis artículos sobre cognición en la primera infancia, habilidades sociales, memoria de trabajo, problemas de atención, empatía y autocontrol.
En los niños muy pequeños, lo que parece rebeldía suele ser otra cosa: una incapacidad de desarrollo para controlar los impulsos, manejar las emociones, recordar las reglas o anticipar cómo se sentirán los demás.Los niños mayores pueden experimentar dificultades similares. Por ejemplo, algunos niños pueden tener problemas de memoria a corto plazo: Pero para muchos niños con un desarrollo normal, el desafío depende de las creencias de los niños sobre la autonomía y la justicia. Los niños reconocen que tenemos razón al insistir en ciertas cosas, como las normas sobre la violencia. Pero creen que hay límites, y cuando los sobrepasamos, es más probable que vean nuestra autoridad como ilegítima (por ejemplo, Gingo 2017). Para más información, consulta mi artículo basado en la evidencia, «Por qué los niños se rebelan».

Cómo manejar a un niño obstinado y agresivo

Este artículo fue escrito por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia que reside en Clevaland, Ohio. Con experiencia en el asesoramiento académico y la supervisión clínica, Klare recibió su Maestría en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como una certificación en terapia familiar, supervisión, mediación y recuperación y tratamiento de traumas (EMDR).
Si un niño actúa repetidamente de forma agresiva, es posible que te preguntes «¿Qué estoy haciendo mal?». En lugar de deprimirse por la tendencia del niño a gritar, pegar o empujar, utilice el problema como punto de referencia para enseñar al niño formas más adecuadas de comportarse. Asegúrate de no responder a su agresividad con la tuya. Mantén la calma y enséñale a resolver situaciones comunes y a expresarse con asertividad.
Este artículo ha sido redactado por Klare Heston, LCSW. Klare Heston es una trabajadora social clínica independiente con licencia en Clevaland, Ohio. Con experiencia en asesoramiento académico y supervisión clínica, Klare recibió su Maestría en Trabajo Social de la Virginia Commonwealth University en 1983. También tiene un certificado de postgrado de 2 años del Instituto Gestalt de Cleveland, así como la certificación en la terapia familiar, la supervisión, la mediación, y la recuperación y el tratamiento del trauma (EMDR).

Cómo controlar el comportamiento agresivo

¿Enseñar el autocontrol? Los estudios confirman que es posible. Los niños se benefician cuando eliminamos las tentaciones y las distracciones, y creamos entornos que recompensan el autocontrol. Los niños también necesitan recordatorios oportunos para no desviarse del camino, así como consejos concretos y prácticos para mantenerse motivados, superar los obstáculos y atenerse a un plan. He aquí los antecedentes y 12 consejos para conseguirlo.
El autocontrol se ha definido de muchas maneras: como fuerza de voluntad, autodisciplina o conciencia.  Pero, sea cual sea la definición, el autocontrol consiste en ser capaz de regularse a sí mismo: ¿puede un niño resistirse a las distracciones?    ¿Inhibir los impulsos? ¿Se recupera de las emociones difíciles? Obviamente, mucho depende de la edad del niño. Los niños pequeños no tienen el autocontrol de los mayores.
Pero también hay muchas variaciones individuales. Los niños pequeños con poca capacidad de autorregulación tienden a progresar menos académicamente (McClelland et al 2007; Welsh et al 2010; McClelland et al 2014).  A lo largo de los años escolares, son más