Aplicacion de la inteligencia emocional

Aplicacion de la inteligencia emocional

educacion

Aplicación del test de inteligencia emocional

La inteligencia emocional puede ser malinterpretada y tergiversada. Pero la conclusión es que el directivo que puede pensar en las emociones con precisión y claridad puede ser a menudo más capaz de anticipar, afrontar y gestionar eficazmente el cambio.
Antes de la década de 1990, la IE era una parte de la naturaleza humana que se pasaba por alto: a veces se reconocía intuitivamente, pero no se examinaba según criterios científicos rigurosos. La nueva idea científica en la que se basa la IE es que los seres humanos procesan la información emocional; comprenden y utilizan la información emocional sobre las relaciones sociales. Esta idea fue lanzada en dos artículos científicos de 1990 por Peter Salovey y por mí. La exitosa popularización de Daniel Goleman de esos primeros artículos sobre la inteligencia emocional, y el trabajo relacionado de muchos otros científicos, condujo a una gran cantidad de discusión popular de la idea. Esta noción popular de la IE como cualquier cosa menos el coeficiente intelectual ha creado una nueva moda de gestión. Por desgracia, el atractivo de la inteligencia emocional ha animado a muchas personas dedicadas a la consulta empresarial, por lo demás legítima, a incluir una amplia variedad de enfoques y conceptos bajo el paraguas de la inteligencia emocional.

Aplicación de la inteligencia emocional en el trabajo

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La inteligencia emocional, a veces denominada EQ (“emotional quotient”), se refiere a la capacidad de una persona para reconocer, comprender, gestionar y razonar con las emociones. Se trata de una habilidad fundamental en la comunicación interpersonal, y un tema candente no sólo en la psicología, sino también en el mundo empresarial.
Los psicólogos Peter Salovey y John D. Mayer, dos de los principales investigadores del tema, definen la inteligencia emocional como la capacidad de reconocer y comprender las emociones en uno mismo y en los demás. Esta capacidad también implica utilizar esta comprensión emocional para tomar decisiones, resolver problemas y comunicarse con los demás.

Inteligencia emocional aplicada: la…

La inteligencia emocional (IE) se denomina a veces cociente emocional o alfabetización emocional. Los individuos con inteligencia emocional son capaces de relacionarse con los demás con compasión y empatía, tienen habilidades sociales bien desarrolladas y utilizan esta conciencia emocional para dirigir sus acciones y su comportamiento. El término fue acuñado en 1990 por los psicólogos John Mayer y Peter Salovey. En 1995, el psicólogo y periodista Daniel Goleman publicó el exitoso libro Inteligencia Emocional, que se basó en el trabajo de Mayer y Salovey y popularizó el concepto de IE.
La amígdala, una estructura del sistema límbico (el centro conductual del cerebro) situada cerca del tallo cerebral, se considera responsable del aprendizaje emocional y la memoria emocional. Los estudios han demostrado que los daños en la amígdala pueden perjudicar la capacidad de juzgar el miedo y otras emociones en las expresiones faciales (para “leer” las emociones de los demás), una habilidad que es fundamental para una interacción social eficaz. La amígdala funciona como un álbum emocional al que el cerebro recurre para interpretar y reaccionar ante nuevas experiencias. También está asociada a la excitación emocional.

Aplicación de la inteligencia emocional en las relaciones

La inteligencia emocional (IE) se denomina a veces cociente emocional o alfabetización emocional. Los individuos con inteligencia emocional son capaces de relacionarse con los demás con compasión y empatía, tienen habilidades sociales bien desarrolladas y utilizan esta conciencia emocional para dirigir sus acciones y su comportamiento. El término fue acuñado en 1990 por los psicólogos John Mayer y Peter Salovey. En 1995, el psicólogo y periodista Daniel Goleman publicó el exitoso libro Inteligencia Emocional, que se basó en el trabajo de Mayer y Salovey y popularizó el concepto de IE.
La amígdala, una estructura del sistema límbico (el centro conductual del cerebro) situada cerca del tallo cerebral, se considera responsable del aprendizaje emocional y la memoria emocional. Los estudios han demostrado que los daños en la amígdala pueden perjudicar la capacidad de juzgar el miedo y otras emociones en las expresiones faciales (para “leer” las emociones de los demás), una habilidad que es fundamental para una interacción social eficaz. La amígdala funciona como un álbum emocional al que el cerebro recurre para interpretar y reaccionar ante nuevas experiencias. También está asociada a la excitación emocional.