Rebozar primero huevo o harina

Rebozar primero huevo o harina

cocina-y-gastronomia

Pan ralladoalimentos

Para rebozar en harina es necesario que el producto tenga algo de humedad, como ocurre con la mayoría de los alimentos.  Es conveniente sacudir el exceso de harina para que el recubrimiento no resulte pastoso o gomoso.
La técnica estándar de empanado consiste en enharinar primero el producto, sumergirlo en un baño de huevo y, por último, rebozarlo en pan rallado. Esto funciona porque la harina se pega al alimento, el huevo se pega a la harina y el pan rallado se pega al huevo.
Cuando hagas esto, deberás preparar tres recipientes: uno con la harina sazonada, otro con el huevo batido y otro con el pan rallado.  También necesitarás un plato o sartén para los elementos terminados, así como el plato o sartén del que vayas a sacar los elementos sin dragar.  Colócalos de izquierda a derecha en el siguiente orden: elementos no drapeados, harina, huevo, pan rallado y sartén para los elementos drapeados.
Ahora, presta atención a la mano que utilizas para cada paso. El objetivo es utilizar la mano izquierda sólo para manipular los elementos cuando están secos (es decir, antes de que pasen al huevo), y la mano derecha será la mano “húmeda”, es decir, para transferir los elementos rebozados en huevo al pan rallado y luego a la bandeja terminada. Si se intercambian las manos, se acabará con un lío gomoso.

Empanado

Este pollo frito en la sartén con huevo y harina es tan rápido y fácil de hacer con sólo 3 ingredientes principales. Está listo para servir en menos de 20 minutos y el recubrimiento crujiente es tan bueno como el de cualquier restaurante.
Como este pollo frito se fríe en la sartén en lugar de en el fondo, se necesita mucho menos aceite para conseguir esa deliciosa capa crujiente. Con un alto contenido en proteínas, es una receta estupenda que se puede servir junto con tus patatas y verduras favoritas para conseguir una comida equilibrada.
Golpea las pechugas de pollo, si son gruesas, con un mazo de carne o un rodillo. Pasa cada trozo de pollo por huevo y harina y luego añádelo al aceite caliente de una sartén antiadherente. Cocinar por ambos lados hasta que se doren.
Para esta receta he utilizado pechugas de pollo sin piel y deshuesadas. Las pechugas de pollo no deben tener más de 2,5 cm de grosor para que se cocinen rápidamente. Puedes aplastarlas con un mazo para carne o cortarlas por la mitad con un cuchillo afilado si son demasiado gruesas.
Como las pechugas de pollo son finas, sólo necesitarán unos 4 minutos de cocción por cada lado. Si tiene un termómetro de lectura instantánea, debería registrar 165F. También puede cortar el pollo por la mitad y comprobar visualmente que no está rosado. El pollo debería estar bien cocinado cuando la capa de huevo y harina esté dorada.

Harina, huevo empanado llamado

Los alimentos que se dragan pueden ser empanados o no. Sin embargo, cuando se empanan, siempre hay que hacerlo con harina. ¿Por qué añadir un paso más? Porque al rebozar el alimento con harina primero se ayuda a que el empanado se adhiera.
La técnica que se utilice depende de lo que se vaya a preparar. Si quieres una capa fina sobre el alimento, que no altere demasiado el sabor, entonces lo mejor es dragar. Si se desea una corteza más gruesa y crujiente, hay que empanar los alimentos.
El dragado se utiliza habitualmente para freír pescado, o chuletas de pollo finas, como en este plato de pollo a la francesa. En este caso, el pollo se reboza, se sumerge en huevo y se fríe suavemente en aceite de oliva y mantequilla. Sí, ¡es increíble!
En primer lugar, prepara una estación de empanado. La receta que prepares te dirá si vas a dragar o a empanar, qué tipo de ingrediente seco debes utilizar (pan rallado, harina de maíz, harina de galletas), si necesitas huevos o leche, etc.

Lavado de huevo para empanar

Los alimentos que se dragan pueden ser empanados o no. Sin embargo, cuando se empanan, siempre hay que hacerlo con harina. ¿Por qué añadir un paso más? Porque cubrir el alimento con harina primero ayudará a que el empanado se adhiera.
La técnica que se utilice depende de lo que se vaya a preparar. Si quieres una capa fina sobre el alimento, que no altere demasiado el sabor, entonces lo mejor es dragar. Si se desea una corteza más gruesa y crujiente, hay que empanar los alimentos.
El dragado se utiliza habitualmente para freír pescado, o chuletas de pollo finas, como en este plato de pollo a la francesa. En este caso, el pollo se reboza, se sumerge en huevo y se fríe suavemente en aceite de oliva y mantequilla. Sí, ¡es increíble!
En primer lugar, prepara una estación de empanado. La receta que prepares te dirá si vas a dragar o a empanar, qué tipo de ingrediente seco debes utilizar (pan rallado, harina de maíz, harina de galletas), si necesitas huevos o leche, etc.