Patatas con sepia javi recetas

Patatas con sepia javi recetas

cocina-y-gastronomia

Receta de sepia

Si la caballa con fideos de Cádiz estaba para chuparse los dedos, las famosas patatas con sepia son igual o mejores. Este sencillo guiso de sabor casero es un plato completo en sí mismo al llevar patatas y pescado. También podemos servirlo como tapa o entrante en pequeñas cazuelas, como se hace en las tabernas de Huelva y Cádiz.
Preparación: Para empezar, pelamos y picamos finamente los ajos y la cebolla para freírlos en un poco de aceite. Mientras tanto cortamos la sepia en tiras cortas y la salamos. Cuando la cebolla esté rehogada, añadimos la sepia y removemos un par de veces. Añadimos el vino, el azafrán, el pimentón, el agua y rectificamos de sal. Dejamos cocer un rato hasta que la sepia esté tierna.
Mientras vamos cortando las patatas peladas en dados. El momento de añadirlas debe ser cuando la sepia esté tierna. Seguimos cocinando el plato a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas. El guiso debe quedar con una salsa espesa.

Recetas de sepia italianas

Colocar en el fondo de una fuente de horno rectangular las cebollas cortadas en rodajas redondas, y encima, la sepia. Condimentar con ajo picado, laurel, sal y pimienta y rociar con aceite de oliva. Hornear durante aproximadamente 35 minutos. De vez en cuando, rociar la sepia con la salsa.
Mientras tanto, lavar las patatas y ponerlas en una cacerola con agua sazonada con sal. Llevar a ebullición a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, reducir a fuego medio-bajo y cocer unos 25 minutos. Cuando las patatas estén cocidas, escúrralas con una espumadera. Retirar brevemente la bandeja del horno y añadir las patatas. Rociar todo con un poco de la salsa y volver a meter la fuente en el horno hasta que las patatas empiecen a dorarse, unos 25 minutos. Apagar el horno, espolvorear con cilantro picado y servir.
Food From Portugal se creó con el propósito de divulgar la comida portuguesa a todos los rincones del mundo, por lo que presentamos el sitio en dos idiomas, inglés y portugués, aumentando así su alcance a más personas.

Ensalada de calamares y patatas

Si la caballa con fideos de Cádiz estaba para chuparse los dedos, las famosas patatas con sepia son igual o mejores. Este sencillo guiso de sabor casero es un plato completo en sí mismo al llevar patatas y pescado. También podemos servirlo como tapa o entrante en pequeñas cazuelas, como se hace en las tabernas de Huelva y Cádiz.
Preparación: Para empezar, pelamos y picamos finamente los ajos y la cebolla para freírlos en un poco de aceite. Mientras tanto cortamos la sepia en tiras cortas y la salamos. Cuando la cebolla esté rehogada, añadimos la sepia y removemos un par de veces. Añadimos el vino, el azafrán, el pimentón, el agua y rectificamos de sal. Dejamos cocer un rato hasta que la sepia esté tierna.
Mientras vamos cortando las patatas peladas en dados. El momento de añadirlas debe ser cuando la sepia esté tierna. Seguimos cocinando el plato a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas. El guiso debe quedar con una salsa espesa.

Receta de pulpo

Los hermanos Costardi añaden un toque de dramatismo a esta receta de sepia con una pizca de café. Las notas amargas del café combinan perfectamente con el fondo aterciopelado de las patatas cremosas y la sepia a la parrilla. El proceso de limpieza de la sepia es muy similar al de los calamares – para una guía rápida y sencilla, echa un vistazo a nuestro útil vídeo sobre cómo limpiar los calamares.
En primer lugar, pela las patatas y reserva las peladuras de la piel, ya que se utilizan para aromatizar un agua de patata para servir. Picar las patatas peladas en un bol y cubrirlas con agua fría para que no se doren
Poner las pieles de las patatas en una sartén antiadherente con un poco de aceite de oliva y tostarlas durante unos minutos a fuego medio. Una vez bien doradas, ponerlas en una olla con agua hirviendo y dejarlas cocer a fuego lento durante 20 minutos
Mientras tanto, preparar el spray de café. Poner los chupitos de café expreso y el agua a fuego medio y llevar a ebullición. Deje que el líquido del café se reduzca en un tercio, luego transfiéralo a una botella de spray y resérvelo hasta que esté listo para servir.