Gamba a la plancha

Gamba a la plancha

cocina-y-gastronomia

Gambas a la plancha con cáscara

Puede ser de cualquier manera. Algunas personas piensan que dejar el caparazón permite que las gambas conserven su humedad al cocinarlas, mientras que otras creen que es difícil que el marinado infunda el sabor de las gambas si el caparazón está puesto. A nosotros nos gusta pelar las cáscaras antes de asarlas para que el marinado sea más rápido e impactante, además de que son un poco más fáciles de comer de esta manera. Sólo asegúrese de sacar las brochetas de la parrilla tan pronto como los camarones estén cocidos para que no se sequen.
Esto se basa en la preferencia personal. Se puede comer la vena, pero muchos prefieren cortar un pequeño corte a lo largo de la curva posterior de la gamba y retirarla antes de asarla. A veces, la vena contiene algo de arenilla, que puede tener una textura desagradable, pero otras veces apenas se nota (¡y ciertamente se ahorra algo de tiempo de preparación al dejarla dentro!)
Las gambas son delicadas y tienen un maravilloso sabor natural. Lo mejor es sazonarlas de forma sencilla y ligera, como con nuestra combinación de cítricos, ajo y hierbas frescas. También puedes utilizar una mezcla de especias secas, como el condimento cajún, si te gusta el picante, o pincelarlas con miel o salsa barbacoa para algo más dulce.

Camarones a la parrilla

Puede ser de cualquier manera. Algunas personas piensan que dejar el caparazón permite que las gambas conserven su humedad al cocinarlas, mientras que otras creen que es difícil que el marinado infunda sabor a las gambas si tienen el caparazón. A nosotros nos gusta pelar las cáscaras antes de asarlas para que el marinado sea más rápido e impactante, además de que son un poco más fáciles de comer de esta manera. Sólo asegúrate de sacar las brochetas de la parrilla tan pronto como las gambas estén cocidas para que no se sequen.
Esto se basa en la preferencia personal. Se puede comer la vena, pero muchos prefieren cortar un pequeño corte a lo largo de la curva posterior de la gamba y retirarla antes de asarla. A veces, la vena contiene algo de arenilla, que puede tener una textura desagradable, pero otras veces apenas se nota (¡y ciertamente se ahorra algo de tiempo de preparación al dejarla dentro!)
Las gambas son delicadas y tienen un maravilloso sabor natural. Lo mejor es sazonarlas de forma sencilla y ligera, como con nuestra combinación de cítricos, ajo y hierbas frescas. También puedes utilizar una mezcla de especias secas, como el condimento cajún, si te gusta el picante, o pincelarlas con miel o salsa barbacoa para algo más dulce.

Hora de las gambas a la plancha

Lo mejor de esta receta:  La salsa sirve de marinada y de glaseado, ¡no olvides reservar un poco para rociar las gambas mientras están en la parrilla!  ¿Tienes preguntas? Tenemos respuestas. Compruébalas a continuación.
Observa el cambio de color: las gambas pasarán de ser grises y translúcidas a rosadas y opacas. Vigila también sus colas: cuando estén hechas, se enroscarán ligeramente. Las gambas demasiado cocidas tendrán las colas muy curvadas, así que ten cuidado de retirarlas de la parrilla antes de que estén bien enrolladas.
¡Buenas noticias! Hay montones de sustituciones que puedes hacer. Si no tienes miel a mano, prueba con azúcar moreno o jarabe de arce puro.  El zumo de limón puede sustituir a la lima, y tu salsa picante favorita puede sustituir a la Sriracha. El cilantro también es flexible: cualquier hierba fresca sirve.  ¿Qué puedo servir con estas gambas? ¡Un alioli casero para mojar es un buen punto de partida!  En cuanto a las guarniciones, ¿por qué no seguir con la parrilla?  Este brócoli a la parrilla con sabor dulce y picante es uno de nuestros favoritos, al igual que estas patatas de papel de aluminio con queso.

Camarones a la parrilla con ajo

Lo mejor de esta receta:  La salsa sirve de marinada y de glaseado, ¡no olvides reservar un poco para rociar las gambas mientras están en la parrilla!  ¿Tienes preguntas? Tenemos respuestas. Compruébalas a continuación.
Observa el cambio de color: las gambas pasarán de ser grises y translúcidas a rosadas y opacas. Vigila también sus colas: cuando estén hechas, se enroscarán ligeramente. Las gambas demasiado cocidas tendrán las colas muy curvadas, así que ten cuidado de retirarlas de la parrilla antes de que estén bien enrolladas.
¡Buenas noticias! Hay montones de sustituciones que puedes hacer. Si no tienes miel a mano, prueba con azúcar moreno o jarabe de arce puro.  El zumo de limón puede sustituir a la lima, y tu salsa picante favorita puede sustituir a la Sriracha. El cilantro también es flexible: cualquier hierba fresca sirve.  ¿Qué puedo servir con estas gambas? ¡Un alioli casero para mojar es un buen punto de partida!  En cuanto a los acompañamientos, ¿por qué no seguir con la parrilla?  Este brócoli a la parrilla con sabor dulce y picante es uno de nuestros favoritos, al igual que estas patatas de papel de aluminio con queso.