Como hacer albondigas jugosas

Cocina

Albóndigas en salsa

¿Lo que diferencia a esta receta de albóndigas de otras? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, lo que hace que estas albóndigas sean extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.
«¡Su receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de remojar el pan en el jugo de la cebolla en lugar de la leche….. Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a la Nonna!)» – Dan, 20 julio, 2018
1. Pan empapado = meatalls blandos. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha cuando se cocina, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas sean extra suaves. Funciona mucho mejor que el pan rallado ordinario, que en realidad tiene la tendencia a hacer albóndigas pequeñas y duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos han estado haciendo esto durante años.
A menudo he deseado que alguien invente un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Tengo visiones de un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne en un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

Albóndigas de pavo

No hay nada más decepcionante en la vida que morder una albóndiga y que esté dura y seca. Es una devastación absoluta en todos los sentidos. Si voy a comer espaguetis con albóndigas suele ser para la cena, lo que significa que he estado esperando todo el día, ¿y que me sirvan una albóndiga seca? Oh, diablos, no para mí, nunca.
Es cierto que al principio de mi carrera como cocinero me consideraba un experto en albóndigas, porque podía hacer albóndigas que no estuvieran secas. Pero en retrospectiva, puede que no estuvieran secas, pero ciertamente tampoco eran magníficamente suaves y jugosas. Así que en los últimos tiempos me he propuesto dominar el arte de las albóndigas que se derriten en la boca (caramba, eso era un bocado) ((perdón por el juego de palabras)).
Cuando digo que esta es una de mis recetas para impresionar, lo digo en serio. No sólo porque es absolutamente deliciosa, sino porque es infalible. Funciona siempre. He aquí por qué te va a encantar:
Un panade es esencialmente una mezcla de almidón y líquido que se añade a la carne para mantenerla húmeda. Aquí, y en muchas otras recetas de albóndigas auténticas, el panade suele estar compuesto por leche y pan (no confundir con el pan rallado).

Cebolla

¿Lo que diferencia a esta receta de albóndigas de otras? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, lo que hace que estas albóndigas sean extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.
«¡Su receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de remojar el pan en el jugo de la cebolla en lugar de la leche….. Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a la Nonna!)» – Dan, 20 julio, 2018
1. Pan empapado = meatalls blandos. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha cuando se cocina, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas sean extra suaves. Funciona mucho mejor que el pan rallado ordinario, que en realidad tiene la tendencia a hacer albóndigas pequeñas y duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos han estado haciendo esto durante años.
A menudo he deseado que alguien invente un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Tengo visiones de un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne en un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

Ver más

Esta semana, en Serious Eats, todo gira en torno a las albóndigas en todas sus gloriosas formas. Compartiremos algunas de nuestras albóndigas favoritas de los restaurantes (de todas las cocinas) y presentaremos recetas para hacerlas en casa. El primer plato de esta semana es nada menos que la albóndiga italo-americana, que cubre los espaguetis, es superficial para el queso y es famosa por huir al oír un estornudo.
Durante las últimas semanas he estado trabajando en la elaboración de las mejores albóndigas al estilo italoamericano. A mitad de camino, mi novia Kate probó una tanda, me miró y dijo: «Cariño, lo has clavado».
Estaba persiguiendo una imagen que tenía en mi mente de lo que sería la albóndiga perfecta, y no iba a dejar de hacerlo hasta que lo consiguiera. Lo que imaginaba era una albóndiga lo suficientemente grande como para que pareciese fuerte, pero tan ligera y tierna que una cuchara pudiese deslizarse a través de ella sin apenas resistencia; un flotador, no un plomo, como dijo Ed un día en la oficina. En muchos sentidos, me imaginaba la versión en albóndigas de una bola de matzá, sin peso y que chorreaba jugos cuando la cortabas.