Cantidad de arroz y agua por persona para paella

Cantidad de arroz y agua por persona para paella

cocina-y-gastronomia

Arroz de paella dacsa

¡Paella! Este famoso plato de arroz infundido con azafrán es una receta tradicional española que viene totalmente cargada de marisco o de cualquier cosa que se te antoje. No necesitas una paellera para cocinar la paella, cualquier sartén o incluso una olla grande servirá, y es sorprendentemente sencilla de hacer.
Si siempre has querido hacerlo pero te ha dado miedo probar la paella, te aseguro que no hay razón para tener miedo. Si lo haces de la manera correcta – y me gusta mantener mis recetas tan libres de riesgo como sea posible – terminarás con un arroz cocinado exactamente a tu gusto en una salsa cargada de sabor e infundida con azafrán, con todo el marisco cocinado a la perfección.
La belleza de la paella es que es extremadamente flexible. No te obsesiones con conseguir el marisco exacto que uso. No escuches a los autores que te dicen que DEBES usar caldo de pescado casero o comprar un caldo de marisco carísimo.
Aprendí la paella a la manera del Maestro Migeul* y de Rick Stein – como escribió en su libro de cocina Mediterranean Escapes, la paella, ya sea para una comida rápida entre semana o para una gran reunión festiva, está pensada para ser relajada y divertida, no estresante con reglas estrictas.

Peregrino xl calasparr…

¡Paella! Este famoso plato de arroz con infusión de azafrán es una receta tradicional española que viene totalmente cargada de marisco o de cualquier cosa que desee. No necesitas una paellera para cocinar la paella, cualquier sartén o incluso una olla grande servirá, y es sorprendentemente sencilla de hacer.
Si siempre has querido hacerlo pero te ha dado miedo probar la paella, te aseguro que no hay razón para tener miedo. Si lo haces de la manera correcta – y me gusta mantener mis recetas tan libres de riesgo como sea posible – terminarás con un arroz cocinado exactamente a tu gusto en una salsa cargada de sabor e infundida con azafrán, con todo el marisco cocinado a la perfección.
La belleza de la paella es que es extremadamente flexible. No te obsesiones con conseguir el marisco exacto que uso. No escuches a los autores que te dicen que DEBES usar caldo de pescado casero o comprar un caldo de marisco carísimo.
Aprendí la paella a la manera del Maestro Migeul* y de Rick Stein – como escribió en su libro de cocina Mediterranean Escapes, la paella, ya sea para una comida rápida entre semana o para una gran reunión festiva, está pensada para ser relajada y divertida, no estresante con reglas estrictas.

Ver más

* La paellera. Las paelleras están hechas de acero laminado y vienen en tamaños de 10 pulgadas hasta 3 pies de diámetro. La profundidad varía de 1 1/2 a 2 pulgadas. Una paellera de 10 pulgadas sirve para 2 ó 3 personas, una de 12 pulgadas es más o menos adecuada para servir a 4 ó 5, y una de 16 pulgadas sirve para 6 ó 8.Una paellera de más de 12 pulgadas es difícil de manejar encima de la estufa porque tiene que colocarse sobre dos quemadores. Si vas a hacer más de 4 ó 5 raciones, divide los ingredientes entre dos o más paelleras de 12 pulgadas. O cocine la paella al aire libre sobre un fuego de leña, una barbacoa o un aro de gas grande.* El arroz. La paella valenciana se hace con arroz valenciano de grano corto medio. Si no, utilice cualquier arroz español de grano medio o corto, como el de Calasparra. (Si no se dispone de arroz español auténtico, el equivalente más cercano es un arroz de grano corto del tipo Arborio o Carnaroli. El arroz de grano largo, «americano», «pilaf» o convertido no funcionará.
Deje 1/2 taza de arroz por persona. Para la paella, la cantidad de líquido es el doble del arroz, por lo que 2 tazas de arroz requerirán 4 tazas de líquido. Tenga a mano aproximadamente 1/2 taza de líquido adicional para añadir en caso de que el líquido se cocine demasiado rápido.No lave el arroz. Añade el arroz a la paellera una vez que el líquido haya hervido. Remueve el arroz y haz que el líquido vuelva a hervir, y no vuelvas a remover la paella. Si se remueve, se libera el almidón del grano y se hace un arroz gomoso. A algunos cocineros les gusta agitar la sartén, para evitar que el arroz se pegue en el fondo, mientras que otros, apreciando el crujido, dejan que el fondo se vuelva un poco crujiente.* El líquido de cocción. Las paellas campesinas sencillas se hacen sólo con agua, y están muy ricas. Un simple caldo de pollo o, para la paella con marisco, un caldo de pollo hervido con las cáscaras de las gambas y el líquido de la cocción al vapor de los mejillones, realza el sabor final del arroz.Colorea el amarillo. La paella siempre tiene un color soleado y dorado. El colorante (y aromatizante) preferido es el azafrán, pero esta especia tan cara puede ampliarse con colorante artificial en polvo o con colorante alimentario amarillo.

Arroz

Alimentar y acoger a veinte personas no habría sido un reto si hubiera decidido cocinar mi receta tradicional de risotto, pero no, me propuse hacer una paella, un plato notoriamente delicado que nunca había hecho antes.    La mayoría de mis amigos pensaron que estaba bromeando cuando mencioné lo que iba a servir en mi cena, pero con la ayuda de varios sous chefs pude lograr un plato impresionante y bastante auténtico y alimentar a una multitud de amigos.
Esto no quiere decir que me haya metido en esta empresa sin ninguna preparación.    He crecido bajo el ala de Juan Carlos Herguera, oceanógrafo y campeón de paellas, cuya paella he tenido la oportunidad de probar y de la que he recogido algunos consejos.    Aunque nunca he hecho una paella por mi cuenta, hace un par de años un encantador chef de Tecate, México, me guió paso a paso por el proceso.
Para mi paella, coloqué una parrilla sobre las brasas de mi hoguera exterior y sobre ella la paellera.    Una buena paella requiere que el calor se distribuya uniformemente, algo que es más fácil de conseguir en una sartén de 22 pulgadas colocándola sobre un pozo de fuego.    Si decides cocinar sobre una estufa, te sugiero que la gires continuamente sobre cuatro quemadores para distribuir el calor de manera uniforme.