Quien creo los emojis

Arte

Ver más

Shigetaka Kurita (栗田穣崇) (nacido el 9 de mayo de 1972 en la prefectura de Gifu, Japón) es un diseñador de interfaces japonés y a menudo citado por sus primeros trabajos con conjuntos de emoji.[1][2][3][4] Muchos se refieren a él como el creador de los emoji, una afirmación aclarada en los últimos años. 5] [6] Formó parte del equipo que creó uno de los primeros emojis utilizados exclusivamente para la comunicación, un pictograma con forma de corazón que apareció en un localizador de NTT DoCoMo dirigido a los adolescentes.
Este desarrollo y las consecuencias de su uso, llevaron a Kurita a diseñar un conjunto de 176 emojis de colores. Muchos de los emojis de uso general utilizados hoy en día por Unicode se remontan al conjunto de Kurita. Ahora trabaja para Dwango Co. Ltd., una empresa de juegos japonesa propiedad de Kadokawa Dwango Corporation. El conjunto de emojis de NTT DoCoMo que creó se expone ahora en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.
Aunque los emojis ya existían antes de la década de 1990, en Asia solían definirse como pictogramas. El término emoji es de origen japonés, y sólo se adoptó en Occidente a partir de 2010. El propio Japón también luchó por definir el emoji durante varios años. No fue hasta que las empresas de telecomunicaciones empezaron a experimentar con el uso de imágenes gráficas o pictogramas en los servicios de mensajería que el concepto emoji se convirtió en una idea operativa.

El primer emoji de 1973

A finales de los años 90, un artista japonés llamado Shigetaka Kurita creó el primer emoji. Trabajaba para una empresa de comunicaciones móviles llamada NTT Docomo. Estaban desarrollando una nueva plataforma de Internet. Como permitía un número limitado de caracteres, a Kurita se le ocurrió sustituir las palabras por imágenes. Esto permitiría a la gente comunicar mensajes más largos utilizando menos datos.
Más de una década después, Unicode creó un conjunto estándar universal de emojis. Esto significaba que la gente de todo el mundo utilizaba el mismo diccionario de emojis. Como todo el mundo «habla» el mismo idioma, los emojis se convirtieron fácilmente en parte de nuestra vida cotidiana.

Quién creó los emojis para apple

Nota del editor, 13 de marzo de 2019: Desde que se informó y publicó este artículo, han salido a la luz nuevas investigaciones que sugieren que la compañía telefónica japonesa SoftBank, y no DoCoMo, creó el primer conjunto de caracteres emoji distintos. Lea más sobre los hallazgos en la Emojipedia.
En la década de 1990, el operador de telefonía móvil japonés DoCoMo dio en el clavo. La empresa incluyó una opción de pictograma de corazón en un localizador barato, que fue un éxito masivo entre los adolescentes. Pero cuando la empresa lanzó una nueva versión del localizador orientada a la gente de negocios -y sin el botón del corazón- provocó una «protesta». Muchos usuarios incluso abandonaron DoCoMo y se apuntaron a otra empresa de buscapersonas que había adoptado el corazón.
Kurita dirigió el equipo de DoCoMo que diseñó un conjunto de 176 caracteres pixelados inspirados en conceptos básicos como el tiempo, la comida y los sentimientos. Se llamaron emoji, una palabra que originalmente significaba «pictograma» o «icono» en general, para un botón como «guardar» o «salir». El primer conjunto de emoji se lanzó en los teléfonos DoCoMo en 1999.

El primer emoji de shigetaka kurita

Originados en los teléfonos móviles japoneses en 1997, los emojis se hicieron cada vez más populares en todo el mundo en la década de 2010 tras ser añadidos a varios sistemas operativos móviles[5][6][7] Ahora se consideran una gran parte de la cultura popular en Occidente y en todo el mundo[8][9] En 2015, Oxford Dictionaries nombró el emoji de la cara con lágrimas de alegría () como la palabra del año (Reino Unido)[10][11].
El emoji fue anterior al emoticono,[12] un concepto puesto en práctica por primera vez en 1982 por el informático Scott Fahlman cuando sugirió que los símbolos basados en el texto, como 🙂 y :-(, podían utilizarse para sustituir al lenguaje. Las teorías sobre la sustitución del lenguaje se remontan a la década de 1960, cuando el novelista y profesor ruso Vladimir Nabokov declaró en una entrevista con The New York Times: «A menudo pienso que debería existir un signo tipográfico especial para una sonrisa, una especie de marca cóncava, un corchete redondo supino»[14] No se convirtió en un concepto generalizado hasta la década de 1990, cuando empresas japonesas, estadounidenses y europeas empezaron a experimentar con versiones modificadas de la idea de Fahlman[15][16].