Gustav klimt obras de arte

Gustav klimt obras de arte

arte-y-diseño

Obras de arte de gustav klimt

Gustav Klimt (14 de julio de 1862 – 6 de febrero de 1918) fue un pintor simbolista austriaco y uno de los miembros más destacados del movimiento Art Nouveau de Viena (Secesión de Viena). Sus principales obras incluyen pinturas, murales, bocetos y otros objetos de arte, muchos de los cuales están expuestos en la galería de la Secesión de Viena. El tema principal de Klimt era el cuerpo femenino, y sus obras están marcadas por un franco erotismo; en ningún lugar es más evidente que en sus numerosos dibujos a lápiz (véase Mulher sentada, abajo).
Klimt nació en Baumgarten, cerca de Viena, siendo el segundo de siete hijos, tres varones y cuatro mujeres. Los tres hijos mostraron talento artístico desde muy pronto. Su padre, Ernst Klimt, originario de Bohemia, era grabador de oro. Ernst se casó con Anna Klimt (de apellido Finster), cuya ambición no realizada era ser intérprete musical. Klimt vivió en la pobreza durante la mayor parte de su infancia, ya que el trabajo era escaso y la economía difícil para los inmigrantes.

Lágrimas de oro de gustav klimt

El amor, la intimidad y la sexualidad son temas habituales en las obras de Gustav Klimt [cita requerida] El Friso de Stoclet y el Friso de Beethoven son ejemplos de la atención que Klimt presta a la intimidad romántica. Ambas obras son precursoras de El beso y presentan el motivo recurrente de una pareja abrazada.
Gustav Klimt representa a la pareja encerrada en un abrazo íntimo sobre un fondo dorado y plano. Las dos figuras están situadas al borde de un prado florido que termina bajo los pies de la mujer. El hombre lleva una túnica estampada con motivos geométricos y sutiles remolinos. Lleva una corona de vides, mientras que la mujer lleva una corona de flores. Ella lleva un vestido vaporoso con motivos florales. El rostro del hombre no se muestra al público y, en su lugar, su cara se inclina hacia abajo para apretar un beso en la mejilla de la mujer, y sus manos acunan el rostro de la mujer. Ella tiene los ojos cerrados, un brazo rodea el cuello del hombre y el otro se apoya suavemente en la mano de él, y su rostro está inclinado para recibir el beso del hombre.

Pablo picasso

Lo que sigue es una lista ilustrativa de una selección de cuadros de Gustav Klimt y representa una mirada cronológica a algunas de sus principales producciones pictóricas.[1] La disposición está ordenada por año y título, con breves comentarios y mostrando el progreso del pintor austriaco en su desarrollo artístico.
Burgtheater en Viena – representando el antiguo teatro de Viena, durante una sesión principal. Este antiguo edificio iba a ser pronto demolido y reconstruido, y el cuadro tiene el valor de mostrar los rostros de muchas personalidades reconocibles, que hacen que la obra se convierta en un retrato colectivo. Por su realismo fotográfico, el cuadro fue premiado por el propio Emperador, y revela el versátil talento de Klimt[2].
Representación del poeta lírico griego, nacido en la isla de Lesbos. Todavía en fase de boceto, este cuadro fusiona la influencia de los prerrafaelistas con el simbolismo literario y onírico de Moreau. Construido sobre líneas ortogonales, el lienzo está impregnado de una mitología alegórica ya presente en la obra del Burgtheater de Klimt. Los detallados rasgos descriptivos son consecuencia del estilo historicista de la época, que celebra la belleza en una atmósfera de refinado arcaísmo[2].

Técnicas de gustav klimt

Gustav Klimt fue un pintor simbolista austriaco y miembro fundador de la Secesión de Viena. Es conocido por obras como “El beso”, “Jardín de la granja con girasoles” y el retrato “Adele Bloch-Bauer I”. Este último se convirtió en el tema de la película de 2015 “La mujer de oro”. Klimt fue alumno de la Universidad de Artes Aplicadas de Viena, donde estudió pintura arquitectónica desde 1876 hasta 1883. Klimt estuvo profundamente influenciado por el arte japonés contemporáneo y sus técnicas. Su temática era variada e incluía alegorías, retratos y paisajes, aunque su tema favorito era el cuerpo femenino. Durante esta época, la mayoría de los cuadros de Klimt utilizaban mucho pan de oro e imágenes bizantinas. Sus obras tuvieron una reacción positiva por parte de la crítica y un éxito financiero. Klimt era muy selectivo con los encargos. Sentarse a pintar un cuadro podía llevarle horas y horas, ya que su método era muy deliberado y minucioso. En 1911, su cuadro La muerte y la vida recibió el primer premio en la exposición mundial de Roma. A título póstumo, los cuadros de Klimt han obtenido algunos de los precios de venta más altos. Recientemente, su famoso retrato de Adele Bloch-Bauer II se vendió por 150 millones de dólares en 2016.